SpaceX ha modificado la forma de hacer las cosas en diferentes aspectos con este lanzamiento para la NASA. Además de ser la primera compañía privada que envía astronautas para la agencia o de recuperar sus cohetes, también ha conseguido un acoplamiento automatizado. Esto significa que ninguno de los astronautas ni tampoco operarios desde la Tierra han tenido que dirigir la maniobra para que la cápsula quede atracada a la estación. Todo ha sido de forma autónoma gracias a las capacidades de la Crew Dragon.