fbpx

El pasado 4 de enero a lo largo del día a todos los usuarios de la plataforma WhatsApp les apareció un recuadro de “actualización de condiciones y política de privacidad” al momento de abrir la aplicación, muchos usuarios lo tomaron muy a la ligera, sin embargo, hubo algunos otros que les llamó la atención y empezaron a compartir y alertar sobre los cambios. Estas nuevas políticas desataron críticas con respecto al manejo de los datos de los usuarios.
Si tú fuiste de los usuarios que le dio “aceptar” sin haberlas leído o aún no las has aceptado, te explicaremos brevemente por qué se volvieron tan polémicas y cómo es que te afectan.

Estos cambios se mostraron en 3 bullet points (viñetas):

● El servicio de WhatsApp y cómo se tratan los datos.
● Cómo las empresas pueden usar los servicios alojados de Facebook para almacenar y administrar sus chats de WhatsApp.
● Cómo se asocian con Facebook para ofrecer integraciones en los productos de las empresas de Facebook.
Parece información sencilla y no se detalla mucho, pero ¿Qué quiere decir esto? ¿Qué cambios veremos?

Como sabemos, WhatsApp y Facebook son compañías asociadas.

El objetivo de esta actualización es mejorar en aspectos de publicidad, buscan obtener información de los usuarios y compartirla con Facebook para que esta app pueda segmentar mejor, logrando que aparezca publicidad específica para cada uno de los usuarios. Las empresas serán beneficiadas porque al usar Facebook ADS podrán incrementar sus ventas alcanzando a mejores clientes potenciales, por lo cual, Facebook y WhatsApp se benefician ya que obtendrán ganancias por cada cliente nuevo o número de interacciones.

Al darle “Aceptar” los usuarios permiten que WhatsApp comparta ciertos datos de su información básica como su nombre, número de teléfono y aspectos relacionados al dispositivo que usa como el modelo y sistema operativo. También, compartirá información específica como la dirección IP, los contactos, los usuarios y las empresas con las que interactúa y por último, guardará el historial de compras, transacciones financieras y datos de pago que se podrán hacer en la aplicación.

Se tenía establecido que las condiciones y políticas se aceptaran por los usuarios a más tardar el 8 de febrero, sin embargo, cancelaron ese plazo y ahora será hasta el 15 de mayo. Recientemente, la compañía advirtió que todos los usuarios deberían aceptar las nuevas actualizaciones para continuar usando WhatsApp, de lo contrario tendrían que eliminar su cuenta.

En el momento que la polémica se volvió viral, WhatsApp se defendió aclarando que los mensajes están cifrados de extremo a extremo y los usuarios no serán espiados, sus mensajes se almacenan en servidores desde el momento que son enviados hasta que son entregados, después de eso se eliminan.

El sábado 16 de enero WhatApp decidió aclarar para todos los usuarios que están comprometidos con la privacidad, la aplicación no puede leer ni escuchar conversaciones, no puede ver las ubicaciones que envías y no comparte tus contactos con Facebook.

Debido a las nuevas condiciones muchas personas se cuestionan acerca de su privacidad y los datos que desean compartir, es por eso que recurrieron a otras aplicaciones como Telegram y Signal debido a que no guardan ningún tipo de información, por ahora.

Se estima que Telegram superó los 500 millones de descargas y se convirtió en la aplicación más descargada en México seguida de Signal que superó los 50 millones de descargas.

Sabemos que el tratamiento de los datos personales es un tema delicado y nos pone en un modo de alerta o desconfianza ya que el pensamiento más común es que se pueda llegar a utilizarlos de una manera perjudicial.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) dió la recomendación: “Previo a la instalación de cualquier aplicación, revisen con detenimiento los términos y condiciones de uso, la política de privacidad y las medidas de seguridad para proteger sus datos personales”.
En Integritas estamos de acuerdo con esta recomendación, ya que hoy en día es muy importante poner atención sobre qué información o datos se comparten, en qué plataformas y con quién, para no correr ningún riesgo que pueda atentar contra nuestra seguridad e integridad.

¿Y tú? ¿Estarías dispuesto a compartir tu información?

Si puedes imaginarlo, podemos programarlo.